Ortodoncia en niños

La primera consulta debería realizarse entre los 5 y 7 años, de esta forma se puede determinar si se requiere tratamiento de ortodoncia en ese momento o más adelante. Si es necesario el tratamiento temprano, el ortodoncista guiará el crecimiento y ubicación de los maxilares.

El tratamiento temprano también puede regular el ancho del maxilar superior e inferior, la longitud de los arcos dentales y así ganar espacio para los dientes permanentes. La evaluación temprana puede evitar la necesidad de extracciones de dientes permanentes, reducir posibilidad de dientes permanentes retenidos, corregir hábitos deformantes como chuparse el dedo o labios, respiración bucal, ronquidos, problemas de deglución o del habla.

En conclusión, el tratamiento temprano puede simplificar los procedimientos y favorecer el resultado. La mayoría de los niños no requiere intervención temprana. En estas situaciones el ortodoncista supervisa el crecimiento e indica a los padres el momento de iniciar la ortodoncia.

Ortodoncia en Adultos

Un tratamiento de ortodoncia puede ser exitoso a cualquier edad.

El tratamiento puede ser realizado con brackets estéticos cerámicos o de zafiro (alternativa muy atractiva para adultos). Dos de cada cinco pacientes en tratamiento de ortodoncia es mayor de 21 años.

Los planes de tratamiento pueden ser adaptados a las necesidades de cada paciente y coordinados con odontólogos de otras especialidades para alcanzar los objetivos deseados.

En adultos se pueden alcanzar los logros más significativos debido al compromiso y cooperación que prestan, lo cual es fundamental para un tratamiento de ortodoncia exitoso.

Keep Smiling
(ortondoncia invisible)

Es un moderno y eficaz sistema para enderezar tus dientes de manera prácticamente invisible.Se utilizan placas alineadoras, removibles y transparentes que alinean tus dientes de manera progresiva.

La simplicidad del sistema es posible por la sofisticada tecnología empleada en el proceso de diseño y elaboración.

Las placas alineadoras se usan 22 horas diarias durante tres semanas. Luego se descartan y reemplazan por un nuevo juego. Cada nuevo juego de placas, trae consigo el siguiente cambio. De esta manera, los dientes se van moviendo en forma gradual y progresiva hasta alcanzar la alineación ideal.

Testimonios